Al igual que las prebodas, las sesiones de postbodas duran unas dos horas y las hacemos las dos últimas horas del atardecer, con la luz más bonita del día.