Las sesiones de preboda duran aproximadamente dos horas y se realizan siempre con la luz más bonita del día, la del atardecer.