Siempre os recomiendo que no dejéis pasar demasiado tiempo para hacer esta sesión. Cuanto más tiempo pase, más pereza dará y terminaréis perdiéndola.

Por eso lo ideal es que no pase más de un mes de la boda para haceros vuestra sesión de postboda.